Anna G

Anna G Fibromialgia

Tal día como hoy decido a escribir porque me siento con mucho ánimo.

Llegué a esta consulta aproximadamente en el mes de octubre del 2004 con muchos dolores por todo el cuerpo. Desde los 8 años he sufrido migrañas que ningún médico me ha podido curar: ni homeópatas, ni acupuntores, ni osteópatas, ni neurólogos. Aparte de la migraña, llegué a esta consulta con dolores cervicales, musculares, lumbares, articulares, etc. Con 46 años me diagnosticaron fibromialgia. Aparte de todo esto, también tenía quistes en los ovarios por lo que cada 3 meses tenía que hacerme revisiones ginecológicas en las que cada vez los médicos me decían que los quistes crecían en número y en tamaño. Llegó un punto en el que me aconsejaron operarlos.

A todas estas dolencias, también hay que añadir un quiste en la cuerda vocal y una hernia de hiato que igualmente tenían que ser operadas. Pese a tener un día y hora para ingresar a finales de octubre, concretamente el día 25, lo primero que me dijo Marc al verme fue que no me dejara operar por nadie antes de saber si él podía ayudarme.

Había tenido ya un sangrado digestivo. Decidí no operarme. La migraña, progresivamente, va mejorando hasta el punto que no condiciona mi vida. El quiste en la cuerda vocal deja de provocarme afonías permanentes y deja de dolerme.
Durante todo el mes de diciembre téngo perdidas diarias y no entendía a qué eran debidas. Se lo comenté a Marc y me dijo que son normales, que estoy haciendo limpieza de ovarios. A todo esto, el 3 de enero voy a una revisión periódica a las que asistía en el Hospital General de Catalunya y al ver la ecografía, me dicen que estoy limpia, que los quistes en los ovarios han desaparecido. Actualmente tengo que decir que casi no tomo ningún medicamento.

Los dolores fibromiálgicos así como mis pinzamientos lumbares han mejorado en un 75% pese a que sufro brotes de dolor intenso. Cuando tengo tanto dolor vengo a ver a Marc más a menudo. Llegué aquí después de haberlo probado todo, de haber ido a muchos médicos y especialistas y de haber gastado mucho dinero y tiempo.

Las manos de Marc me han devuelto la energía para salir del pozo que provoca el verte superada por el dolor, el ver que, día a día, te va ganando y te anula como persona.

Gracias Marc por haberle devuelto a mi cuerpo su energía natural.

Anna