Loles Llorens

Loles Llorens

Mi nombre es Dolores, tengo 35 años y vivo en Premià de Mar.

Yo sentía fuertes molestias en la espalda, y hormigueos en las manos, que realmente me preocupaban, y no sabía la causa. Suponía que sería por el estrés diario en el que todos vivimos, pero igualmente sobrellevaba el problema y no tomaba ningun medicamento.

Nunca había oído hablar de la quiropráctica, hasta que un día paseando por la feria de Premiá estaban dos chicas (asistentes), haciendo revisiones de la columna vertebral y explicando como las malas posturas o una incorrecta ubicación de las vertebras podrían ocacionarnos todo tipo de problemas de salud. Esto me interesó muchísimo, y creí que mis dolores y hormigueos tendrían relación con mi columna, y más me interesó cuando me dijeron que era una forma natural de cuidar la salud y que es para todos, por lo que también pensé en mis dos niños, ya que no tiene contraindicación ninguna, por el contrario muchos beneficios.

Decidí, entonces, llamar a la consulta del Dr. Marc y pedir una cita y en pocos días ya estaba bajo cuidado quiropráctico. Los hormigueos que me fastidiaban desaparecieron muy rapidamente, al cabo de pocos ajustes y los dolores poco a poco fueron mermando. Pero no sólo estos fueron los cambios que aprecié, sino que también comencé a sentirme más animada y menos cansada, mi forma de pensar y de ver las cosas también cambió. Antes solía bajonearme a menudo ante diferentes situaciones, ahora ya no me ocurre, veo las cosas con otra visión, más positiva quizas.
Mis dos niños, que también se ajustan, tuvieron cambios sorprendentes, David, el mayor ( 4 años), antes estaba porpenso a coger otitis, resfriados y bronquitis, el año pasado, incluso, tuvo que usar inhaladores. Ahora no se ha vuelto a enfermar ya no toma ningun medicamento, y el pequeño Gerard (2 años) igual, antes se resfriaba a menudo, ahora si se enferma sólo pasa un día mal. Realmente en mis hijos he visto como los ajustes han potenciado su sistema inmunitario, sus defensas están en su máximo rendimiento y eso me tranquiliza mucho, se que crecerán y desarrolarán fuertes y sanos.

Estoy muy feliz, muy satisfecha, he experimentado los beneficios de tener un sistema nervioso funcionando al máximo, sin interferencias. También mi madre es paciente quiropráctica, su vida ha cambiado muchísimo y hoy su salud ha mejorado en alto porcentaje.